Asesoria Legal Laboral

 

Los datos duros y reales del Ingreso Familiar de Emergencia

En Argentina, el impacto económico de la crisis ya se observó en el primer trimestre de 2020: el PBI se contrajo 5,4% de manera interanual. Sin embargo, si observamos el comportamiento de este indicador en el mismo trimestre de 2019, se había registrado una caída del 5,9%, con la gran diferencia de que en 2019 no existía una crisis sanitaria global.

Con el incremento de casos durante el mes de marzo y la, acertada y anticipada, decisión del Gobierno Nacional de proteger a su población a través del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) el 20 de marzo de 2020, el Poder Ejecutivo Nacional se focalizó en paliar los efectos de la crisis sanitaria, evitar una espiralización en la cantidad de infectados (y muertos), y garantizar el acceso a los bienes esenciales a todos los hogares del país.

A partir de las medidas de aislamiento implementadas para mitigar la propagación del COVID-19, las posibilidades de generar ingresos para un amplio sector de la economía se vieron negativamente afectadas. Frente a esta situación, el Gobierno Nacional creó el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que permitió ayudar a casi 9 millones de argentinos y argentinas de entre 18 y 65 años que no tienen un ingreso estable.

·         5,6 millones de beneficiarios (61,7%) son trabajadores/as informales o están desocupados;

·         2,4 millones perciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) o por Embarazo (AUE);

·         0,7 millones (7,8%) son monotributistas de las categorías A, B o monotributo social;

·         0,18 millones (2,1%) son trabajadores/as de casas particulares.

·         0,12 millones (1,4%) son titulares de PROGRESAR.

Distribución geográfica y social Si bien el IFE llega, en promedio, a un 19,5% de la población total del país, al analizar su alcance en las distintas provincias se observa una marcada focalización en aquellas que presentan los indicadores sociales con mayor situación de vulnerabilidad. Si se desagrega la cantidad de beneficios liquidados en relación a su población:

Región

ANSES

EPH

GBA

39.1%

55.2%

Pampeana

20,5%

24,3%

Noroeste

16,5%

9,6%

Cuyo

6.8%

5.8%

Noreste

12,8%

2,8%

Patagonia

4,4%

2.4%

 

 

Acerca de la inserción laboral en relación de dependencia de las/os beneficiarias/os en la Argentina, de febrero de 2019 a enero de 2020, solo 826.195 personas (9,3%) tuvieron trabajo registrado al menos un mes y percibieron, en promedio, una remuneración de $13.046 durante cuatro meses

El IFE, además, tiene como objetivo central proteger a quienes se encontraban en mayores desventajas para afrontar la pandemia. Teniendo en cuenta que, según los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), la desocupación afecta particularmente a las y los jóvenes, en un 23,9% a las mujeres y 18,5% a los varones de hasta 29 años, el IFE alcanzó a 4,2 millones de jóvenes, que representan un 48% del total de beneficiarios de la medida, mejorando sustancialmente los ingresos de quienes más lo necesitan y, considerando la desigualdad de género existente, alcanzando en mayor medida a mujeres que a varones.

 

Este programa, reconocido por organismo internaciones y copiado en 14 paises del mundo, como el mejor programa asistencialista de la historia, deja una marca, precisamente en la historia argentina como protector de gran parte del pueblo argentino