Asesoria Legal Laboral

 

La problemática de las Pymes en la Argentina y el salvataje de la Reforma Laboral.

El Gobierno Nacional tiene la intención de continuar con la iniciativa de la Reforma Laboral. El senador Pichetto, jefe del bloque Justicialista, manifestó que no pasara por el senado ninguna ley que avasalle derechos de los trabajadores.

Así mismo, no descarto combatir el blanqueo laboral y revisar los otros dos títulos de la reforma.

Para ponerlos en tema, la iniciativa de la Reforma Laboral consta de 3 títulos.

El titulo uno consta de 4 capítulos. Blanqueo laboral, lucha contra la evasión de la seguridad social, modificación de algunos aspectos de la ley de contrato de trabajo y la creación del fondo del cese laboral.

El titulo dos nos habla de la capacitación mediante el sistema de pasantías para mayores de 18 años, y, él tercer título se refiere a la creación de la AG.N.E.T. (agencia nacional de evaluación tecnológica) apuntando a la Salud como organismo controlador de las obras sociales tratando de incorporar al P.M.O. tratamientos y medicamentos que hoy no contempla, su principal argumento, es reducir la litigiosidad en materia de la salud.

La piedra angular de este proyecto, y resistida por la oposición y por un sector de los gremios, reside en la primera parte cuando alude a la creación de un fondo de cese laboral y la adecuación del artículo 245 de la Ley de contrato de trabajo

El fondo de cese laboral se perfecciona mediante la creación de un ente tripartito (estado, cámara y sindicato) sin fines de lucro cuyo objetivo es la previsibilidad tanto para trabajador como a la empresa.

La creación del Fondo de cese laboral, tiene como función y objetivo, lograr un equilibrio justo al alto costo laboral en materia de indemnizaciones laborales que impide el crecimiento del empleo. Pero, No solo el costo laboral impide el crecimiento de las empresas que, actualmente, el costo laboral para una pequeña y mediana empresa representa el 60%, sino, la problemática del alto número de juicios y reclamos laborales superfluos, gastos de abogados, bajo financiamiento productivo, plazos perpetuos para que un empleado despedido cobre su indemnización y por ser todas las cosas, el cierre de las pequeñas y medianas empresas por desvincular un un empleado.

En la Argentina, la estabilidad laboral es de carácter impropia, esto es, el empleador tiene la potestad de despedir un dependiente, pero dicho acto le ocasiona una indemnización tarifada a favor de este último.

Esta indemnización, es la mayoría de los casos, más precisamente en pequeños emprendedores o empresas chicas, llevo al cierre de la misma por no poder soportar ni financiar el alto costo de una indemnización que se podía haber evitado con un sistema adecuado o un dialogo correcto.

El capital humano es un factor decisivo para competir en una economía globalizada y la capacitación debería convertirse un objetivo para las empresas en un mundo que se encuentra en constante evolución.

El análisis de las normas laborales, costumbres de empresas y convenios colectivos de trabajo todas estas normas escritas, deben orientarse hacia la adecuada estrategia y plan de acción para la capacitación laboral, de esta manera, se facilitan las formas de contratación el manejo del personal y las diferentes formas disciplinarias mediante el adecuado funcionamiento sistémico dentro de la empresa y a su vez, se puede identificar perfiles laborales eficaces demandados por la empresa.

Es casi indispensable, realizar un sistema integrado de análisis, formación y seguimiento del empleo en las empresas con estricta vinculación con el constante dinamismo de las leyes laborales, la carga tributaria y los impuestos a las empresas.

El objeto de mi análisis es proporcionar evidencias empíricas sobre las necesidades básicas de las empresas y alcanzar una capacitación óptima para consolidar un crecimiento dentro de la misma, crecimiento basado en cimientos sólidos en un marco de la productividad y la competitividad laboral.

De los tantos problemas que transitan las pequeñas y medianas empresas, aparte de la diversidad sectorial, y los problemas de encuadre sindical, son los problemas de acceso al financiamiento productivo y financiamiento fiscal. Este vaciamiento fiscal, siendo irónico, se ve afectado por las altas tasas de interés y el crecimiento escalonado de la inflación.

Cuando me refiero a los problemas de encuadre sindical, me refiero a la problemática que una pequeña y mediana empresa con menos de 20 empleados tiene que lidiar con dos sindicatos porque consideran que representan a diferentes sectores dentro de la misma actividad o diversas actividades de cada empleado. La lentitud de la Justicia Laboral en estas situaciones y el brete diario, lo único que provocan es el retroceso de la producción y la retracción del crecimiento de las pequeña y medianas empresas en la Argentina. La cantidad de sindicato que tenemos actualmente profundiza esta controversia que absorbe la empresa en desmedro de los empleados y de la producción derivadas en conflictos gremiales y hasta huelgas arbitrarias y sin sentido. En materia de costos laborales, no solo estos perjudican el crecimiento de las empresas, principalmente en las Pymes, sino del mismo modo, la presión fiscal y la metodología sistémica que A.F.I.P. lleva a cabo con un control exhaustivo y fascista, muchas veces, lleva las pequeñas empresas al encarcelamiento y al ahogo de deudas fiscales (Contribuciones y aportes a la seguridad social y el Impuesto al Valor Agregado) hasta su cierre final.

En la actualidad, existen 605.000 mil empresas activas que dan trabajo registrado a los 8.760.000 millones asalariados del sector privado.

De los asalariados, en relación de dependencia para las Pymes son 6.300.000 millones, representa el 50% del empleo registrado en la Argentina. ¿Porque asaltamos las Pymes y no le brindamos beneficios para que están cifras aumenten?

Sobre estas cifras, y flameando la bandera a la defensa de la pequeña y medianas empresas, el 83% son microempresas, 16,8% Pymes y, únicamente, 0,2% son empresas grandes.

Como lo indican las cifras y el derrotero legal que, últimamente no beneficia muchas a las Pymes, no debería ser complicado aumentar estos números, siendo que, con vasto fundamento consentir y manifestar que las pequeñas y medianas empresas son el motor de la economía en la Argentina y la mitad del empleo registrado, no es tarea difícil.

Los beneficios, por lo menos de la última carretera de leyes, ergo, la actual reforma tributaria, no están alineadas con estas cifras, son menores, creemos que debería haber mas beneficio al pequeño emprendedor y a las pequeñas empresas por lo menos hasta 50 empleados para aumentar estas cifras y así combatir el empleo no registrado en la Argentina.

Cuando me refiero, a la actual, reforma tributaria me refiero que esta norma, si bien trajo beneficios, estos no se ven en la práctica tan beneficiosos para las Pymes.

La reforma tributaria creó un “mínimo no imponible” que arranca en $ 2.400 sobre el cual no se pagarán las contribuciones patronales desde el devengado de los sueldos de febrero hasta diciembre de 2018.

Ese monto aumenta, ajustado por inflación, en forma gradual hasta alcanzar los $12.000, a valores de hoy, a partir de enero de 2022.

La nueva ley también unificó en forma gradual las alícuotas de las cargas sociales que los empleadores ingresan a la AFIP en concepto de contribuciones patronales con destino a la seguridad social.

La unificación de las alícuotas también se implementa de manera gradual, hasta confluir en el 19,5% en enero de 2022.

Este año se reducen del 21% al 20,70% la locación y prestación de servicios y aumentan del 17% al 17,50% para producción de bienes.

En criollo y de manera sencilla y clara, las pequeñas y medianas empresas que antes de la reforma tributaria pagaban de cargas sociales, el 17% de los sueldos, se dispara, de manera gradual, en el año 2022 al 21%. Las grandes empresas que hoy tributan el 23%, se ira graduando en la baja hasta el 21%.

En el año 2022, las pequeñas y medianas empresas y las grandes empresas tributaran estos rubros de manera equitativa: 21%

¿no me parece justo? las Pymes, representan el 50% del empleo registrado en el País, y se sitúen en la misma línea que las grandes corporaciones que solo aportan el 0,2%, terciarízando y alardeando con capitales extranjeros, no debería suceder en lo normativo y mucho menos en la práctica empresaria cotidiana.

La reforma tributaria, ley 27.430, le debe a las pymes fragmentos mas solidos, prácticos y justos con su montura diaria.

Sumado esta problemática, y la disyuntiva con la cintura de AFIP, administración recaudadora y opresora de manera de asfixiar a las pequeñas empresas e iniciales y entusiasta emprendedores, es completamente ilógico, irracional e inconstitucional que una empresa o comerciante Autónomo o monotributista se le congelen (para no decir embargar o incautar) el dinero de sus cuentas las y cuando el contribuyente quiere pagar la deuda a la seguridad social, se le manifiesta que “cancelen la deuda a la seguridad social con otro dinero que no sea el que congelaron”, en claro, no solo no se puede contar con ese dinero, sino que, no permite el normal funcionamiento diario de la empresa, es normal? NO, pero esto es la realidad, una década siendo un participante activo de esta batalla con estas circunstancias que los contribuyentes deban conseguir financiamiento externo para pagar la deuda con el AFIP que este embarga o incauta de la cuenta de un ciudadano, cuando en realidad, tiene los fondos de su cuenta a merced del organismo recaudador.

La posibilidad de pagar los embargos trabados sobre las cuentas bancarias de personas y empresas por el organismo recaudador con el mismo dinero que congelan las cuentas.

Esto pasa, esto sucede todos los días, no solo es alocado y devastador, se debe regular.

No es mi sentido cuestionar la legitimidad de AFIP y el derecho al cobro de la deuda que se genera desde un contribuyente, pero esta manera fascista debe terminar.

Se debe permitir, de manera inmediata, en 48hs, que el AFIP tome el dinero de la cuenta y se cobre la deuda con el mismo y permita a la empresa poder seguir operando bancariamente y NO bloquearlo la cuenta de banco.

La empresa o el contribuyente deben utilizar el dinero de las cuentas embargadas para saldar la deuda con el organismo recaudador, siempre y cuando, el monto sea necesario.

No solo asfixia con estas prácticas arcaicas, máxime, e requiere la implementaron de de nuevos planes de facilidades y mas cuotas para un mejor financiamiento.

La ley Pymes, otorga algunos beneficios, pero no cubren la realidad comercial actual.

El diferimiento de IVA a 90 días y la exención del impuesto ganancia mínima presunta, como así, el pago a cuenta del 50% o 100% del impuesto de débito y crédito para ganancias, son algunos de los atractivos beneficios de la ley 25.300.

El difícil acceso de los recursos provenientes de apoyos de gobierno, instituciones de crédito y organizaciones auxiliares de crédito. Esto conlleva a bajas de las ganancias, y su consecuente, poca capacidad de expansión y permanencia en el mercado, altamente competitivo.

Algunas de las pequeñas y medianas empresas, como a mas, los emprendedores e independientes comerciantes tiene una carencia en la tradicional deficiencia en capitalización, falta de controles administrativos en sus empresas, altas cargas impositivas, el no aprovechamiento de beneficios fiscales., el total o parcial desconocimiento de la rentabilidad real de la empresa, falta de la optimización de los recursos y falta de personal con suficiente capacidad para administrar la empresa son, a mi sano juicio, factores trascendentales que acompañan , de la mano de la crisis actual al cierre, y hasta la quiebra, de las empresas y emprendedores en la argentina.

No quiero olvidar un dato importante en materia de empleo que se ajusta a la importancia de las Pymes, Actualmente, según índice del M.T.S.S., hay 12.300.000 millones de asalariados registrados. De los cuales, 8.760.000 millones abarcan el sector privado A su vez, el sector privado se ocupa de repartir esta cifre en 6.300.000 millones de empleados en relación de dependencia (51%); monotributistas son 1.600.000 millones (13%); servicio doméstico es de 488.000 mil (5,3%); y los independientes autónomos 395.000 mil. (11%).

Como se puede visualizar, 3 de las cuatro clasificaciones que acabo de mencionar pueden indicar y apuntar a empresas, emprendedores y sujetos que se inician en una actividad empresarial inicial.

Las actividades, dentro del empleo privado, podemos mencionar las mas significativas o en alza en el mercado competitivo: el comercio, la industria manufacturera, el transporte y la construcción.

Voy a tomar La construcción, como referente a un punto medular del presente analisis.

El empleo formal en la actividad de la construcción aumentó este último mes un 9,1% interanual, el número de trabajadores del sector ascendió a 420.000. Los empleadores de la actividad de la construcción son 24.800, (1,2% más que el año pasado).

Estos índices constituyen el nivel más alto de empleo del sector de los últimos años.

El salario promedio es de $17.600, con una expansión del 26,9% interanual. El 15,5% de los trabajadores del sector tiene un salario promedio de $24.000, el doble que el año anterior.

La industria de la construcción tiene particularidades distintas a otros sectores. Desde el punto de vista económico, tiene un efecto multiplicador que permite la rápida reactivación de variados sectores, la inmediata creación de empleos y posee un efecto arrastre para una parte importante del resto de la economía. A su vez, representa un 5% del PBI y el 7% del empleo total en el País.

Estos índices se deben, principalmente, a la productividad del sector y el equilibrio en materia de costos laborales.

Mi fundamento y preámbulo de la actividad de la construcción merece razonamiento en el origen de constantes críticas de los sectores gremiales y paralelamente ha tenido inmerecidos elogios del sector empresario.

Fundamentalmente, el sistema se apoya en un "fondo de cese laboral” que consiste en una contribución patronal (del 12% el primer año, 8% en los siguientes) que va a una cuenta individual del trabajador.

Cuando se produce la extinción de la relación laboral, el trabajador tiene derecho a retirar ese fondo acumulado que le ha sido depositado en el Banco Nación. El trabajador no tiene que esperar se le abone su indemnización, puesto que la tiene a su entera disposición y la empresa no incurra en montos alocados que, en la mayoría de los casos, y tengo acabo conocimiento de lo que digo, al cierre de la misma.

El fondo de cese laboral, en la construcción, funciona y funciona bien, mediante la sistematización de la ley 22.250. El objetivo es la previsibilidad tanto para el trabajador como para el empleador. Evitar la industria del juicio laboral y los excesos en el pago de los honorarios.

Este fondo gira alrededor de cuatro obligaciones sistematizadas mediante la ley 22.250.

  • inscribir al trabajador
  • depositar mensualmente
  • entrega de la libreta del fondo a las 48hs de la desvinculación laboral
  • informar al instituto de la desvinculación.

El sistema del fondo laboral, administrado por un Ente tripartito (estado – Cámara- Sindicato) se integra con un aporte obligatorio a cargo del empleador que deberá efectivizarse mensualmente y desde el comienzo de la relación laboral.

La adhesión es voluntaria, pero el aporte es obligatorio para el empleador. es decir, el empleador decide adherirse al instituto que regula el fondo de cese laboral, y en caso de inscribirse, el aporte mensual y regular de los aportes al fondo es obligatorio bajo pena de severas multas.

El Banco Central de la Republica Argentina a sistematizado, a través de comunicaciones internas, estableciendo que los saldos que registran estas cuentas deben ganar intereses calculados en función de la tasa diaria equivalente a la tasa de interés efectiva mensual promedio ponderada de los depósitos en caja de ahorro y a plazo fijo en pesos.

En la actividad de la construcción el fondo está instalado hace más de cuatro décadas, siendo la única actividad en argentina que la implementa.

Con este sistema va a costar menos despedir a alguien ya que los empleadores irán pagando las indemnizaciones mensualmente.

Este fondo de cese laboral se actualiza mes a mes siguiendo la inflación y hasta podemos lograr la posibilidad que se reduzca el índice de despido en el País acercando más el dialogo entre el trabajador, los gremios y los empresarios.

Terminando mi análisis, retome al inicio del mismo.

La reforma laboral y sus dos puntos más agresivos, quizás, no comprensibles por un sistema poco educado y muy poco profesional, merece ser analizado desde la problemática que les ilustre y una realidad que no crece, plagado de mentiras y bucles temporales cargados de partidismo y banderas políticas.

Me refiero, con la reforma laboral, a los puntos que no se animan a debatir en el Senado de la Nación. La creación del fondo del cese laboral para todas la actividades y la adecuación de tres artículos de la Ley de contrato de trabajo, uno de ellos, el articulo 245 que nos habla de las indemnizaciones laborales adecuando dicho artículo a un criterio de la Justicia Laboral que formo un pleno en la Cámara el Trabajo (Plenario Tulossai la cual produce, la exclusión de la base de cálculo de la indemnización, del sueldo anual complementario, de los premios y/o bonificaciones y de toda compensación y/o reconocimiento de gastos que el empleador efectúe hacia el trabajador, fundamenta la propuesta, con un criterio racional y lógico desde un punto de vista pragmático y legal.

Los demás temas de la reforma laboral, dentro del capítulo uno, lucha contra la evasión de la seguridad social y el blanqueo laboral no van a tener oposición y, seguramente, seguirán el camino del ropaje legal. En materia de los capítulos dos y tres de la Reforma laboral, creación de pasantías como capacitación laboral y la creación de la agencia nacional de Evaluación tecnológica de la salud para evitar la litigiosidad en materia de obra social en la argentina, también correrán el camino bondadoso y se convertirán en ley.

La Argentina tiene el costo fiscal al trabajo más alto. Del mismo modo, debe distinguirse entre las grandes empresas y las pequeñas buscando una diferencia de gradualismo entre las contribuciones a la seguridad social y la carga impositiva.

La reforma tributaria, mediante un mínimo no imponible y la detracción de un mínimo, no beneficia a las pymes y encubre una suba fiscal en materia de seguridad social llevándola a la misma mesa que las grandes empresas.

El problema no solo reside en el costo laboral, se le suma, el bajo financiamiento para la adquisición de bienes productivos, los impuestos, la debilidad de la operatividad de la ley y la baja de consumo, todos estos componentes negativos caminan de la misma vereda en contramano de las pequeñas y medianas empresas.
Esperemos que la Reforma Laboral, sea recibida por la cámara alta, se caigan las banderas partidistas y se analice esta iniciativa que traerá una bocanada de aliento para las pymes en materia de costos laborales.

Un Prócer dijo “Para los hombres de coraje se han hecho las empresas” Don José de San Martin

 

Los hombres unidos superaremos esta crisis y muchas más.

Fuente estadística. M.T.S.S.

Nota publicada en diario on line Urgente24.com (30/05/2018)