Asesoria Legal Laboral

 

La Mentira de los indices de Recaudación de AFIP

El pasado martes, el flamante Directo de AFIP, informo los números sobre LA RECAUDACIÓN DE AGOSTO que SUBIÓ UN 32,6% en términos interanuales.

La recaudación tributaria alcanzó en agosto los $ 293.418,4 millones, con un incremento interanual del 32,6%.

Los rubros en alza fueron el IVA importaciones, ganancias y el impuesto al cheque.

Por el contrario, la seguridad social y las retenciones sufrieron una baja.

Las contribuciones patronales sufrieron una baja por la disminución del mínimo no imponible, aseguro Leandro Cucciolo.

La seguridad social recibió de aportes el 24,9% y por contribuciones solo el 21.7%.

Esto es culpa de la baja del mínimo no imponle de los impuestos al trabajo consagrado en la Reforma Tributario.

Por su parte, los impuestos a la seguridad social aportaron 69.916 millones de pesos, con una variación del 21,5%, suba que se vio moderada por los efectos de la reforma tributaria. Expuso: Leandro Cucciolo.

El director de AFIP atribuye la baja de la recaudación de las cargas sociales por el mínimo imponible impuesto por la “truncada” Reforma tributaria, y esto, no es empíricamente cierto.

Mi análisis, en contra de los dichos del director de AFIP, no es la verdad absoluta pero mi especialidad en “cargas sociales” me lleva a derrumbar los dichos de Cucciolo contrastado con una triste realidad social y laboral.

Para un entendimiento, en breve, explico algunos conceptos.

Que son las cargas sociales    

Es el conjunto de contribuciones y de aportes destinados al sistema de la seguridad social.

Las contribuciones (23%) las debe pagar el empleador mediante el formulario 931 S.U.S.S. AFIP todos los meses por sus empleados registrados.

Los aportes (17%) están a cargo de cada empleado que el empleador debe retener en concepto de aportes a la seguridad social.

Estos aportes los soporta el empleado y están reflejados en sus recibos de haberes.

Las cargas sociales representan más del 60% de la economía de Argentina. Estas financian el Sistema Integrado de Jubilación y pensiones (21.17%); Obra sociales (9%); El Instituto Nacional de Servicios sociales para jubilados y pensionados (4.5%); las asignaciones familiares de ANSES (4.44%), el fondo nacional de empleo (0.89%) y las Aseguradas de riesgos del trabajo.

Todo este financiamiento depende del sector privado. Las empresas, la cual, el 80% son las Pymes, el motor de la economía argentina y del empleo genuino.

En nuestro país, funciona todo al revés, Las cargas sociales son más regresivas, ya que inciden con similar intensidad independientemente del nivel de las remuneraciones, y afectan de manera mucho más intensa a los salarios y a las empresas.

Tienen un fuerte impacto muy regresivo sobre la distribución del empleo en la Argentina, siendo esto, el principal problema de contar con bajos índices de empleo registrado.

Si bien, debemos tener en cuenta que los aportes y contribuciones de la seguridad social son uno de los tres pilares de la recaudación nacional, estos, no pueden equipararse al Impuesto al Valor Agregado (IVA), y tener más carga porcentual que Ganancias.

El IVA subió de manera interanual. NO porque subio el consumo, todo lo contario, se debe a los índices inflacionarios y la suba de precios. En argentina la canasta básica tiene IVA (impuesto al valor agregado)

No puede decir, director de AFIP, que el IVA subió en términos interanuales, teniendo la góndola remarcada y explotada de precios que son inalcanzables para cualquiera persona. Claro que el IVA va a subir, si la inflación va derecho al 40% y los precios suben día tras día.

Volviendo a las cargas sociales, este financiamiento no puede caer sobre los hombros de las empresas: el Gobierno Nacional debe tomar, medidas tributarias reales que auxilien al financiamiento del sistema previsional Argentino.

La Reforma Tributaria creó un mínimo no imponible, que arranca en $2.400, sobre el cual no se pagarán las contribuciones patronales. Sobre este mínimo imponible, el 17% deduce el empleador por cada trabajador, esto es, descuenta $408 por empleado.

Ahora bien, no es lógico ni profesional que el director de AFIP diga que la recaudación en materia de las cargas sociales bajo por culpa del mínimo no imponible de la reforma tributaria. Nos toma el pelo.

Sabes porque bajo la recaudación en materia de las cargas sociales.

La recaudación por las cargas sociales tuvo una baja por la sencilla razón de que el desempleo, el último mes, sufrio una suba del 0.7%; El empleo registrado dependiente registro una baja del -0.50% y se perdieron, en los últimos 30 días mas de 30mil puestos de trabajo genuino. Sumado a esto, el temor de las empresas a emplear trabajadores sin que ello culmine con un endeudamiento, debido al alto impuesto al trabajo y presión a la tributaria. Estas cargas, ocasionan el principal problema del empleo en Argentina, derivando a que las empresas no puedan registrar a sus trabajadores y que haya cada vez mas empleo no registrado como registro el ultimo mes el MTSS.

Las empresas no toman personal, primero porque no hay producción y segundo, los riesgos fiscales son atroces de un Estado opresor y asfixiantes en materia fiscal, tributaria y laboral.

El minimo no imponible que impuso la reforma tributaria es completamente irrisorio y no influye en el presupuesto de recaudación de AFIP.

Fijar las cargas sociales con un sentido de progresividad y con la aplicación de un mínimo no imponible, ajustado por inflación, en forma gradual hasta alcanzar los $12.000, a valores de hoy, a partir de enero de 2022, no es lo que se necesita para que suba el empleo en Argentina.

Las Pymes representan el 80% del empleo formal en la Argentina, son el único motor genuino para aumentar el empleo, acrecentar las cargas sociales en las Pymes del 17,50%, incrementándose 0,5 puntos porcentuales anualmente a partir de 2019 hasta llegar al 19,50% en el 2022, “gradualmente”, y este unificarlo al tributo de las Grandes empresas, bajando su carga social de 21% a 19.5%.

Todas estas medidas, no son el cambio.

 

La reforma tributaria, mediante un mínimo no imponible y la detracción de un mínimo, no beneficia a las pymes y encubre una suba fiscal en materia de seguridad social llevándola a la misma mesa que las grandes empresas y nada tiene que ver con la recaudación impositiva en materia de cargas sociales.

 

Dejen de informar a la  sociedad de teorías falsas, publicando en redes sociales, aspectos positivos  de una economía derrumbada y una crisis laboral pretendiendo envolverla con un manto de alegría y globos amarillos.

Empiecen a decir la verdad para generar confianza en el pueblo.